Significado de lealtad como valor para niños

Uno de los grandes retos  a los que se enfrenta la humanidad es la formación de una cultura de valores en la infancia, donde los mismos sean los principios necesarios para el desarrollo o la modificación de la conducta y el razonamiento del niño.

Con base a lo anterior, se deriva la importancia de educar en valores y potenciar los binomios socializadores como lo son “la familia y la escuela”, “la familia y la sociedad” y por último “la escuela y la sociedad” siendo las instancias sociales encargadas de formar en valores al patrimonio más valioso de una nación, es decir, sus niños.

que Significa de la lealtad para los niños y adolescentes

¿Qué es la lealtad?

De mencionado baluarte nacional, o sea, la infancia, se deriva la necesidad de formar en valores, tales como la amistad, el respeto, la democracia, la identidad, el amor, la cooperación, entre otros, dentro de los que sobresale la “lealtad” como uno de los valores de mayor importancia para vivir en comunidad y lograr el desarrollo social, personal, académico y profesional del ser humano desde su infancia en una línea de principios que se deben respetar como guías sociales que son.

¿Qué es la lealtad?

Para profundizar, la palabra “lealtad” proviene del término latino “legalis”, cuyo significado es “respeto a la ley”, de ahí que la lealtad se ajusta a un comportamiento de compromiso y dedicación que presenta determinado individuo.

En este sentido, al investigar sobre el significado de la lealtad en el diccionario de la Real Academia Española, se entiende el mismo como: “el cumplimiento de lo que exigen las leyes de la fidelidad y las de honor y hombría de bien”, noción que se puede interpretar como el sentimiento de respeto y aprecio a cada uno de los principios morales que constituyen la escala de valores del ser humano y con ellos el compromiso que se le otorga a algo o a alguien en diversas circunstancias.

Considerándose la definición de la Real Academia Española, se procede a interpretar la misma:

  1. 1. “El cumplimiento de lo que exigen las leyes de fidelidad”: Se puede inferir que “las leyes” son los principios que rigen cada acción, pensamiento y sentimiento del ser humano, por otra parte, “la fidelidad” es el respeto que alguien le debe a otra persona. Esto quiere decir que se debe velar por respetar el compromiso que existe entre dos o más personas.
También debes leer  Escala de valores para el desarrollo positivo adolescente

Por ejemplo, un principio propio de la amistad es “apoyar a tu amigo en las buenas y en las malas”, por ende, cuando ese amigo más te necesite debes ser leal y estar a su lado.

  1. “El cumplimiento que exigen las leyes de honor”, si el honor es definido como una cualidad moral que lleva al cumplimiento de los propios deberes respecto al prójimo y de uno mismo, la lealtad se halla en seguir los principios morales que se establecen desde la infancia en cada una de las circunstancias que se presentan. Desarrollándose un compromiso con dichos principios, basado en el cumplimiento de ellos.

Por ejemplo, la lealtad se puede contextualizar en el momento dado que el ser humano decide si obra de manera adecuada o no, según sus valores, si desde niño se le enseñó que no ha de robar, quiere decir que dicho acto es malo y en este sentido no debe realizarlo, ya que va en contra de los axiomas que conforman su honor.

  1. El cumplimiento de lo que exige la hombría de bien: Se entiende por “hombría de bien” a la cualidad de honradez y probidad que debe tener todo hombre, por ello, la lealtad se debe poner en manifiesto en cada acción del ser humano en los diferentes ámbitos que constituyen su vida, como por ejemplo la familia y la escuela.

Dichas aserciones se deben concebir como “principios” que rijan la vida de tanto niños como adultos,   más si estos últimos, se muestran como figuras significativas para aquellos que están en proceso de desarrollo y de formación, o sea, los niños y jóvenes.

“Predicar con el ejemplo”

Una vez entendida la lealtad como un valor que es intangible y de suma importancia para la vida, el mismo debe ser exaltado desde la infancia. Para ello se debe exponer al niño a situaciones que le permitan comprenderlo, asimilarlo y luego exteriorizarlo, de ahí la importancia de “predicar con el ejemplo”, donde el niño:

  1. No debe ver a sus adultos significativos (padres, docentes, familiares) obrar de una manera inadecuada, en consecuencia, no robarán, no perjudicaran a otros, no matarán, no dañarán los bienes ajenos, no difundirán secretos que se le fueron confiados, entre otras acciones que se consideren inapropiadas.
  2. No debe escucharlos hablar mal de otras personas (amigos, compañeros de trabajo) y menos si guardan una relación afectiva, amistosa, laboral o académica, ya que es una conducta desleal que promueve la hipocresía, el resentimiento y sobre todo perjudica la integridad moral del otro.
  3. Se le debe enseñar el respeto por su país, la exaltación histórica de sus valores, su folklore, sus símbolos patrios y naturales, en sí el amor a su historia a la cual le debe lealtad.
  4. Se deben cumplir con los acuerdos tácitos (mostrados con acciones) o explícitos (pautados) establecidos tanto en el hogar como en la escuela, partiendo del valor de la “justicia”.
También debes leer  Bases, tipos, normas, desarrollo de la conducta social, asocial, parasocial y antisocial

Es necesario que el niño se desarrolle en un ambiente de respeto a su prójimo, como también a las instituciones pero ante todo que se le enseñe la lealtad a sus metas para el logro de su éxito personal, académico, social y profesional, generándose un compromiso con su “`proyecto de vida”, cumpliendo con lo que el mismo se ha prometido.

¿Qué se le debe enseñar a los niños sobre la deslealtad?

Predicar con el ejemplo hacia los niños

¿Qué se le debe enseñar a los niños sobre la deslealtad?

La deslealtad es lo contrario a la lealtad, por consiguiente una persona desleal es aquella que traiciona sus principios, su compromiso consigo mismo, sus amistades y relaciones, por lo tanto,  está destinado al fracaso, a estar solo y a no ser valorado, puesto que suele traicionar a aquellos que le brindaron su confianza.

¿Cómo promover el valor de la lealtad en los niños?

Es necesario resaltar, como desde edades iniciales al niño se le debe enseñar la lealtad con sus metas personales y académicas, esta se puede apreciar de la siguiente manera:

  1. Dedicación a sus asignaciones escolares, hacerlas con amor y entusiasmo.
  2. Pasión por las actividades extracurriculares que realiza, bien sea culturales o deportivas, ya que seguro las mismas forman parte de su proyecto de vida y si llegase a presentarse un obstáculo tener en cuenta el principio de “no renunciar y seguir adelante”.
  3. Compromiso voluntario con sus amistades quienes sirven de cómplices y confidentes de aventuras. Para ello tiene que estar en las buenas y en las malas para brindar el apoyo necesario sin importar las distancias o diferencias existentes. Por cierto, este compromiso no debe confundirse con complicidad ante lo negativo o impropio.
También debes leer  Importancia de la comunicación familiar en la adolescencia

¿Cuál es la importancia de la lealtad?

En esta sociedad del siglo XXI pareciera que muchos de los valores han sido reinterpretados y en otros casos olvidados a conveniencia de cada individuo, hecho que influye en las relaciones humanas, de ahí la importancia de enfatizar en la educación basada en valores, donde el niño y la niña estén en la potestad de distinguir entre los parámetros que establecen “lo bueno” y “lo malo”, por esto, es de suma importancia cimentar desde la infancia el valor de la “lealtad” ya que el mismo servirá para la práctica y definición de valores tales como el respeto, el compromiso, la amistad, el amor, la cooperación y la confianza.

Ser leal no debería ser una opción sino una obligación, de este postulado parte la importancia del valor en cuestión, la lealtad lleva a la práctica de cada uno de los principios del ser humano, y si se actúa con principios el “éxito es algo seguro”.

A manera de colofón…

El niño debe distinguir en la vida diaria el valor de la lealtad, porque si no es así, cómo la ha de aprender. Es de suma importancia que los padres, familiares y maestros actúen con un compromiso moral y ético en cada una de las circunstancias de la vida diaria y se apeguen con compromiso a sus ideales, sueños y metas que le permitan hacer de este mundo un lugar mejor, porque en ese entorno de amor, respeto, cooperación confianza se han de desarrollar los niños, quienes son los protagonistas de la sociedad del mañana.

Es la lealtad, una semilla de compromiso que se siembra desde la infancia y se cosecha día a día en la cotidianidad. Su significado para la infancia no ha de ser cualquier cosa, algo fatuo o sin sentido, más bien es lo más hermoso que se ha de sembrar en la familia, en la escuela, entre amigos y otros ámbitos que se presenten a lo largo de su crecimiento, ser leal no es solo de “perros” sino también de personas.

 

 

Califica este Post