Relaciones de pareja entre cristianos y católicos

Formar una relación de pareja requiere de un esfuerzo en conjunto para poder unir dos vidas, con historias diferentes en aras a crear un futuro juntos. Esto representa un verdadero reto para todas las personas, pues implica aprender a ceder y respetar los límites al mismo tiempo. Uno de las más resaltantes que se pudiese conocer son la de pareja entre cristianos y católicos.

Unirse a otra persona puede ser bastante complicado; pues aún y cuando se tienen aspectos en común, son aquellos en los que se difiere los que pueden llegar a ser un verdadero inconveniente; pero no existe nada que no pueda ser solucionado con una buena comunicación.

La formación de una pareja entre cristianos y católicos puede parecer, a primera vista, un verdadero desafío para muchas personas; pero, aunque la religión puede llegar a ser un tema de gran peso, no existen barreras para el amor verdadero.

Relaciones de pareja entre cristianos y católicos

El respeto como base fundamental de cualquier relación

Independientemente del tipo de relación del cual se hable, el respeto debe ser la premisa fundamental para su establecimiento. Cuando se trata de alguna pareja entre cristianos y católicos o que profesen cualquier otra religión o creencias, el respeto debe ir juntamente con el amor en todo momento.

Más allá de enfocarse en las diferencias que separan ambas creencias, lo mejor es enfocarse en los puntos cuales se converge y aceptar el amor como una premisa universal, aferrándose a él como el motor que impulsa la relación.

Comprender y respetar las creencias del ser amado en todo momento, aunque no sean las mismas que se tienen y entender que para él o ella, cada una de sus creencias es tanto o más importante que para el lector. Ello es fundamental para poder fortalecer cualquier tipo de relación.

No es necesario cambiar de religión ni pretender que el otro lo haga para poder ser felices juntos; el amor y el respeto serán suficientes para poder conciliar los puntos de vista diferentes y, si se detienen un momento a pensar, comprenderán que ambas religiones se basan en las mismas premisas.

El amor de Dios une a todos los corazones, no los separa y ese es un principio que todos los seres humanos deben tener muy en claro, antes de tomar las religiones como bandera para incitar a la separación, el odio y el rencor.

La comunicación es la clave en las relaciones

Tan importante como el respeto y el amor, es la comunicación dentro de una pareja, sin importar cuales son sus creencias, en cuanto a religión y a otros temas.

Pero comunicar no se refiere solo a hablar por hablar, sino a poder expresar de manera respetuosa lo que se piensa, cree y siente, tratando de utilizar siempre palabras amables que no hieran al otro, sin que esto implique evitar temas difíciles o callar algunas cosas.

También implica el saber escuchar de manera atenta al otro, tratar de comprender su punto de vista sin juzgarlo por pensar diferente. La comunicación asertiva no es un asunto unilateral, es un compromiso entre ambos para escucharse y comprenderse desde el amor y el respeto.

Buscar las palabras adecuadas, hablar sin rodeos, ser claros, pero sin ofender al otro debe ser la premisa para comunicarse.

Comprendiendo las religiones

Para muchas personas el establecimiento de una relación de pareja entre cristianos y católicos es mal visto y pueden llegar incluso a expresar que es algo que no debería darse, bajo ninguna circunstancia. Cabe destacar que la mayoría de los que piensan así son personas de avanzada edad.

Pero nada de esto es cierto; pues si se es un poco comprensivo y se indaga un poco sobre el origen de las religiones se puede comprobar fácilmente que la religión cristiana incluye en sí a los católicos, siendo creyentes de un mismo Dios.

La religión cristiana incluye, entonces a los católicos y a los protestantes; estos últimos abarcan a los Adventistas, Testigos de Jehová, entre otros. Por lo que se debe comprender que no se trata de creencias opuestas, sino del amor a Dios que parte desde la misma raíz.

Tratar de marcar diferencias irreconciliables entre unas y otras es un error meramente humano; pues el amor de Dios es una fuerza que unifica y no que separa, principio que debe aplicarse a todas las instancias de la vida y a todas las relaciones que de basan en la fe a Dios.

Es por ello por lo que las creencias religiosas de las personas no deben evitar que se unan en pareja y formen familia; por el contrario, debería ser la fuerza para sobrellevar los momentos difíciles y permanecer unidos ante cualquier adversidad, apoyándose y respetándose mutuamente.

¿Cómo se forma una familia de una pareja entre cristianos y católicos?

¿Es difícil formar pareja entre cristianos y católicos?

En ocasiones los padres tratan de evitar a toda costa que sus hijos formen pareja entre cristianos y católicos; pues prefieren y creen, que la única opción viable es la único con alguien que comparta sus mismas creencias. Pero esto no siempre resulta bien para los involucrados.

Unirse con una persona que comparta la misma religión no es, de manera alguna, un sinónimo inequívoco de felicidad plena; pues como en todos los lugares, hay personas buenas y malas.

Es bastante frecuente que en casos en los que se obliga a los jóvenes a formar pareja entre su misma religión, no por su propia voluntad sino por imposición, que más adelante se presenten serios problemas de convivencia que terminan en dolorosas rupturas.

O, en casos peores, en continuar con una relación que lejos de aportar felicidad y bienestar, resta en la vida de los involucrados, e incluso en la familia si han llegado a tener descendientes. Viviendo en un ambiente que resulta realmente desgastante.

En cambio, si la pareja es formada en base al verdadero amor, no importa si se trata de una pareja entre cristianos y católicos; pues traerá consigo felicidad, junto con el respeto y la comprensión necesaria para aceptar las diferencias en cuanto a las creencias, sin menospreciar jamás al ser amado, por ello.

 

También debes leer  Consejos para parejas separadas - Adolescentes en crisis porque pelean mucho

¿Cómo se forma una familia de una pareja entre cristianos y católicos?

Ninguna creencia, de ningún tipo, bien sea de religión o de otra índole, debe ser un impedimento para que dos personas que se aman esten juntas y que quieran formar una familia de bien. Las buenas acciones y los valores de cada persona que conforma la pareja, son las bases sólidas sobre las cuales se construye la familia, con amor, respeto y cariño como parte de la cotidianidad.

Una de las preguntas que más parece afectar a muchos es en relación a cuál será la religión que profesen los hijos de pareja entre cristianos y católicos y esa respuesta única y exclusivamente les compete a ellos y a nadie más; pueden buscar orientación, pero no obligación por parte de nadie.

A fin de cuentas, se debe tener en consideración que la religión que ellos escojan para criar a sus hijos, puede que no sea la misma que ellos decidan tener de adultos. Obligarlos a estar en una u otra, pueden crear un rechazo fuerte a futuro.

Lo ideal es que se enseñan ambas religiones a la par que los hijos crecen, aunque se les críe principalmente en una de las religiones, enseñarles que Dios es amor y unión, es más importante que acentuar las diferencias entre ambas creencias.

Lo fundamental es criar hijos sanos, felices, hombres y mujeres de bien, capaces de distinguir el bien del mal y actuar siempre en función de ayudar al prójimo y encontrar felicidad en ello y que más adelante puedan permanecer en una religión por verdadera fe y no por obligación de sus padres.

También debes leer  Cómo mejorar la relación de pareja en el matrimonio
Califica este Post