Dinámicas para padres de familia para reflexionar sobre valores y disciplina

Educar en valores es la labor más compleja que asumen los padres de hoy en día, sin embargo, es la más satisfactoria de todas. Un hijo educado en los principios, valores y normas básicas de la sociedad es un ciudadano capaz de emprender cualquier reto que se le presente, pero ante todo, ser un ser humano capaz de tolerar, amar, respetar y aceptar a su prójimo como a sí mismo.

El éxito del hombre en su vida es el resultado de una educación basada en los valores y en la disciplina adquirida en el hogar. La educación en valores varía según lo bueno y lo malo de cada familia y cada sociedad, al igual que la enseñanza de la disciplina como un hábito de personas importantes.

No obstante, todo padre entiende que el mayor legado que puede darle a sus hijos a parte de la educación son sus principios.

Anteriormente escuché que en la familia se educa y en la escuela se enseña, y para poder educar en valores y sembrar en el niño la disciplina como hábito y norma, los padres deben asumir la labor que adquieren una vez que traen al mundo una vida.

En este artículo, te presentaré diferentes dinámicas que puedes utilizar como padre que te permitirán reflexionar sobre los valores y la disciplina en tu hogar y en la educación de tus hijos.

quevalores debe enseñar los padres a los hijos

Educar con el ejemplo

Educar con el ejemplo

Recuerda que la principal dinámica que debes emprender es el ejemplo, los hijos aprenden a través del modelado o de la observación. Mamá y papá son los modelos por excelencia de cualquier sociedad para educar. Por ello, tus hijos deben ver en ti:

  • Una conducta intachable, basada en el respeto para contigo mismo(a) y para con los demás.
  • Una conducta paciente, de tolerancia a la diversidad de credo, política, sexual, social y cultural.
  • Una actitud de emprendimiento y persistencia ante los pequeños y grandes retos para moldear la disciplina y enseñar los valores del trabajo, la cooperación, la honestidad y la responsabilidad.
  • El amarse a sí mismo, aceptarse con virtudes y defectos. Amar a los demás, comprenderlos, atenderlos y apoyarlos.
También debes leer  El desarrollo físico y cognitivo en la adultez emergente y la adultez temprana

Ten presente en cada instante que si gritas tu hijo lo hará. Si señalas él también señalará. Si golpeas puede que él golpee con mayor intensidad y cualquier cosa negativa que hagas lo repetirá.

Los hijos todo lo copian, así que da un buen ejemplo a seguir  y así los valores y la disciplina serán bien cultivados. Orienta a tus hijos para que se formen en un sentido positivo de sí mismos y del bien común.

6 Dinámicas para reflexionar sobre los valores y la disciplina

Si te encuentras en la búsqueda de dinámicas que te ayuden a reflexionar con tus hijos y en familia la importancia de los valores y la disciplina para el desarrollo personal, este artículo es para ti.

Te propongo 6 dinámicas sencillas que podrás implementar en cualquier momento para obtener buenos resultados.

Hablar sobre tus experiencias positivas

Tus hijos siempre estarán atentos sobre las experiencias buenas y malas que hayas vivido. Tu función estará en narrárselas y sacarle una moraleja que les sirva de guía  a lo largo de su vida.

Háblales sobre tu infancia y juventud y cada uno de tus amigos que formaron parte de ella. Cuéntales sobre el sacrificio de sus abuelos para hacerte un hombre o una mujer de bien.

Explícales la importancia de los valores para la convivencia en una sociedad en donde lo malo se exhibe a la luz del día; penaliza el odio, la traición y todo lo que vaya en contra de los principios sociales. Eso sí, desde el punto de vista objetivo: cada quien es libre de pensar y actuar como quiere siempre y cuando no perjudique a los demás.

También debes leer  Cómo poner en practica el valor del respeto en la familia, con ejemplos

Y si ya le has contado todo sobre tu vida, cuéntale sobre las experiencias de tus allegados (amigos, familiares, vecinos o compañeros de trabajo). Muestra las victorias como resultado de lo bueno y las derrotas como resultado de los malos pasos que se dan en la vida. Tanto de las experiencias positivas como de las negativas se aprenden los valores.

Ver una película educativa

Siéntense en familia a ver una película que deje un mensaje positivo sobre la vida, el trabajo, los estudios, la superación personal, la disciplina y el bien común.

A medida que avanza la trama pueden discutirla, relacionarla con la cotidianidad y con su propia vida. Resalten los valores de la película y expliquen las consecuencias de los actos negativos.

Expón a tus hijos a las cosas buenas y malas de la vida, pero siempre bríndales una explicación.

Realizar actividades en conjunto

Adentro y afuera del hogar son muchas las actividades que pueden hacer en conjunto, en donde el niño o el joven experimenten las nociones del trabajo en equipo, la seguridad, la cooperación, el respeto, el amor, el compromiso, la entrega y la disciplina. Bien sea colaborando en los quehaceres del hogar, en un juego deportivo o de mesa, en un viaje o un día de picnic familiar.

Lo importante, es crear espacios de convivencia en donde se intercambien experiencias, puntos de vista y se modele la conducta del hijo en pro a lo positivo y a una vida sana.

Sentarse a estudiar juntos o llevarlo un día al trabajo

El respeto a los estudios y al trabajo como la valoración del esfuerzo personal ante la vida y sus dificultades debe ser enseñado en casa. El hecho de levantarse temprano, de tener hábitos de estudio y de trabajo son nociones disciplinarias de suma importancia para una familia.

Llévate a tu hijo a un día de trabajo, enséñale las cosas que haces, en qué consiste tu profesión u oficio y explícale la importancia del mismo para la familia; pero sobre todo, para triunfar en el trabajo, en la sociedad y por ende desarrollarte como persona. Todo ello se logra con disciplina.

También debes leer  Bases, tipos, normas, desarrollo de la conducta social, asocial, parasocial y antisocial

Siéntate con tus hijos a estudiar, créale hábitos de estudio y siémbrale el amor por lo que hacen.

actividades que deben hacer los padres para educar a sus hijos

Las fases para desarrollar los valores

Demostrarle el mérito que tienen los logros personales

Parte de tu rol como padre o como madre es enseñarle a tu hijo el valor y la importancia que tiene cada uno de sus logros. Eso potenciará su autoestima, estructura de valores, lo incentivará a ser disciplinado y a autorrealizarse como persona.

Una vez el niño o el joven se sienten valorados y apreciados y que su esfuerzo vale la pena, apostará siempre a sus valores y no dudará en ponerlos en práctica.

Las fases para desarrollar los valores

Las consideradas por Lourdes Santana (s.f.) son las siguientes:

1ra. Fase de exploración y clarificación: Tiene por función descubrir lo que valora el niño o el joven, con miras a orientarlo  para que reflexione y clarifique sus valores partiendo del conocimiento de sí mismo.

2da. Fase de identidad y autovaloración: A partir de la autocrítica positiva y el sentimiento de autoestima.

3ra.  Fase de motivación y entusiasmo: Despertar el interés y transmitir  emoción hacia la defensa de un conjunto de valores: el esfuerzo persistente.

4ta. Fase de comunicación y diálogo: Es promover la expresión de los valores por medio del lenguaje.

5ta. Fase de disciplina y autorregulación: Regular conductas personales del propio comportamiento, generando una disciplina basada en la convicción y el compromiso.

Palabras finales…

Los valores permiten moldear nuestra existencia y lograr la realización plena de nuestra vida. Ellos deben ser enseñados a través de las acciones y tu deber como padre es educar en valores, con disciplina, empeño y amor.

La disciplina te permitirá dedicarle el tiempo necesario a tus sueños y eso tu hijo lo debe de saber, asimilar y ponerlo en práctica. En consecuencia, cualquier dinámica que te permita enseñarle a tu hijo una lección de vida es válida. ¡No te canses de hablar y de amar!

Califica este Post