Dinámicas para mejorar la comunicación entre padres e hijos adolescentes

No olvides que, la adolescencia es la etapa más compleja de la vida. Está llena de grandes cambios para tus hijos y debes comprenderlo, sin embargo, no es lo mismo comprender que perder la autoridad,  por cierto, la autoridad no se gana gritando ni peleando con ellos, ni mucho menos, negándole el derecho a disfrutar sanamente de su juventud.

Las relaciones de padres e hijos son complejas, disimiles unas de otras pero todas coinciden en que la base es el “amor” y el “respeto”.

Dinámicas para mejorar la comunicación entre padres e hijos adolescentes

— ¿Estás cansado de pelear con tus hijos porque no te obedecen?

— ¿Te gustaría compartir más tiempo con tus hijos?

—¿Crees que tus hijos están en una etapa difícil y por eso se muestran rebeldes?

—¿Quieres mejorar tu relación padre e hijos?

Si buscas respuestas a cada una de las preguntas presentadas anteriormente, este artículo es para ti.

De igual modo, la dinámica entre un padre y sus hijos debe basarse en la aceptación de su personalidad, la libertad de expresión, la estimulación de la autoestima y la promoción de la autorrealización en pro a la búsqueda de su identidad.

¡Hazlos sentir importante!

Las relaciones padres e hijos en la adolescencia

Los adolescentes son cambiantes en su estado de ánimo —seguro te diste cuenta de eso con tus hijos. Para relacionarte con ellos tienes que desarrollar una estrategia inteligente en donde  no haya una segunda oportunidad, porque si fallas seguro se formarán barreras comunicacionales que te dificulten el proceso de comunicación.

Tienes que conocer los estados de humor de ellos, sus personalidades para no vulnerarlas, sus niveles de autoestima para no herir sus sentimientos, sus deseos, gustos e intereses para tener una idea clara de cómo son tus hijos y cómo debes comunicarte con ellos.

También debes leer  Lecturas reflexivas con consejos para padres de familia con hijos adolescentes

—Te darás cuenta que esa rebeldía es solo una coraza, dentro de ella están esos niños frágiles que comenzaron a crecer.

Recuerda que en la adolescencia, la relación padre-hijos puede fracturarse o distanciarse; los intereses cambian y tus hijos están en la búsqueda de un grupo social con sus mismas características, por ende, dicho nexo se modifica y surgen nexos hijos-amigos que tienes que respetar, como también orientar a los jóvenes para que no cometan ningún error en esa búsqueda exhaustiva de su identidad.

Esa relación padre-hijos que tenían cuando ellos eran niños, no será la misma. Ya los adolescentes comienzan a ser autónomos y  a asumir sus obligaciones; consiguen individuos a quienes contarles sus secretos, incomodidades y alegrías sin que los juzguen —¿será por esto que mamá y papá pasan a un segundo plano?

El hecho de que los jóvenes busquen con quienes identificarse no implica que la madre y el padre pasen a un segundo plano, es necesario que estén presentes en cada experiencia, problema y victoria de sus hijos, sin necesidad de ser invasivos y, hacerles saber a los adolescentes que ellos están pendientes de su vida porque les importan.

Así como tú querías tu espacio en tu juventud, tus hijos también la desean.

No es necesario explicar la cantidad de cambios que enfrenta el ser humano en la adolescencia, tanto en el ámbito sexual, cognitivo, físico, social y cultural que influyen en su relación familiar y social. Son jóvenes que buscan un lugar en la sociedad, que buscan un lugar en sí mismos y desean tener voz.

¡Ten paciencia! Así como quieres que tus hijos te escuchen, escúchalos tú también. No le faltes el respeto a sus gustos, no los critiques, no los juzgues; fortalezcan sus nexos con amor, respeto y compromiso familiar. Confía en cada valor y experiencia de vida que les diste.

Genera un clima de confianza y cualquier problema que pueda surgir en la adolescencia no será un obstáculo para la familia.

10 Dinámicas para mejorar la relación con tu hijo adolescente

En ese trabajo arduo que se llama ser padre —no estás solo— por eso te presento diferentes actividades que puedes realizar en conjunto con tu hijo y demás miembros de la familia. Espero te sirvan:

También debes leer  Iinstituciones que protegen los derechos de los niños niñas y adolescentes en el mundo

1. Escucha a tus hijos para que ellos te escuchen a ti

Pregúntales sobre sus inquietudes, sus amistades y su día a día. Ingéniatelas para saber más de la vida de tus hijos sin llegar a perder la autoridad y sin ser invasivo.

2.  Coman en familia

El desayuno, el almuerzo o la cena familiar permite crear un ambiente de diálogo, en el cual puedan hablar todos sobre sus triunfos o derrotas diarias. Compartan un chiste, una anécdota o hablen de los deberes de cada quien, apóyense en conjunto.

3. Háblales a tus hijos de…

Cada uno de los problemas que surgen en la adolescencia, sobre el sexo, el alcohol, las fiestas, las drogas, el embarazo, los métodos anticonceptivos. ¡No tengas tabúes! Es mejor que los instruyas en la vida real —pros y contras— que lo haga alguien que no quiera su bienestar o que lo críes en una burbuja que no los beneficia en nada.

4. Realicen un deporte en conjunto

En el caso de los varones les encantará jugar su deporte favorito con su padre y, en cuanto a las hembras pueden ir a clases de baile o al gym con su madre —seguro sus amistades dirán “tu mamá es súper cool” o “tu padre es fenomenal”. No es que te hagas el amigo de tus hijos y pierdas tu jerarquía de padre, es que debes tener tiempo de calidad y disfrute con ellos.

5. Ayúdalos a hacer sus deberes escolares

Muchos padres dicen que sus hijos adolescentes ya están grandes para hacer sus obligaciones por sí solos —están errados. Los hijos valoran   que sus padres se trasnochen con ellos haciendo sus tareas. Será un momento ideal para que hablen de las cosas que pasan en la vida de ambos.

6. Trabajen en equipo

Permítele a tus hijos adolescentes ayudarte en tus cosas, eso los hará sentirse importantes y útiles. Asígnales deberes que sean de su agrado dentro del hogar cocinar, limpiar, lavar, pintar, en fin o llévatelos un día al trabajo.

También debes leer  ¿Porque se crearon los derechos de los niños?

7. Viajen

Pregúntale a tus hijos a dónde desean viajar en vacaciones y complácelos. Aprovecha el viaje para afianzar su confianza. Vayan a la montaña, a la playa, al lago o al campo y que ese destino sea de agrado para toda la familia.

8. Vean una película juntos

Si es de romance pueden llorar todos, si es de comedia rían en conjunto y si la temática es de terror, no temas en taparte los ojos. Muéstrate vulnerable ante tus hijos, ellos sabrán que mamá y papá son humanos y sienten y temen al igual que ellos.

9. Compartan un juego de mesa en familia

Escojan un juego divertido y que sea del gusto de todos y pasen una noche llena de risas, palomitas de maíz, refrescos y almohadas.

10. Salgan a hablar

Aprovecha una salida al parque, al teatro, al cine o al museo para hablar con tus hijos. Bríndales un helado y dale la confianza que necesitan para que te abran las puertas de su vida.

Consejos finales…

Cualquier  dinámica que te sirva para afianzar tu relación con tus hijos adolescentes es válida, no te niegues a los cambios de las nuevas generaciones, únete a ellos, vayan a un concierto, de compras e incluso diles que inviten a sus amigos a la casa, crea la atmósfera de confianza que te permitirá afianzar los lazos con tu gran obra: tus hijos.

Puede que las hembras se den más con sus madres y que los varones se apeguen con sus padres, pero trabajen “mamá y papá” en equipo para educar a sus hijos.

De nada te sirve gritar, pelear, prohibir, castigar sin argumento, discutir, denigrar eso solo distancia a tus hijos y le violenta su identidad. Claro, no temas en decir con respeto lo que te molesta y permite a tus hijos que digan en qué cosas no están de acuerdo contigo. Luego del feedback, trabajen en equipo para potenciar la relación.

Si no te sirven ninguno de estos consejos, ajústalos a tu situación y no te canses de hablarles y decirles ¡Te amo!

 

 

Califica este Post