Cuáles son los macro y micro nutrientes del suelo y su importancia

La fertilidad de los suelos se debe a la diversidad de nutrientes que se encuentran en él, sin embargo, muchos desconocemos su composición e importancia para la vida en el planeta. Por ello, en este artículo se presentará la clasificación de los nutrientes del suelo y su importancia para el desarrollo de la vida en la Tierra.

¿Qué es el suelo?

El suelo se define como una cubierta superficial que constituye gran parte de la superficie continental del planeta Tierra. Es un agregado de minerales no consolidados y de partículas orgánicas producidas por la acción combinada del viento, el agua y los procesos de desintegración orgánica.

Naturaleza del suelo

Los suelos están constituidos fundamentalmente por los siguientes componentes primarios:

  • Compuesto inorgánicos no disueltos, producidos por la meteorización y la descomposición de las rocas superficiales.
  • Los nutrientes solubles utilizados por las plantas.
  • Distintos tipos de materia orgánica (viva o muerta).
  • Gases (oxígeno, nitrógeno y el dióxido de carbono) y agua requeridos por las plantas y por los organismos subterráneos.

La nutrición de los suelos

La nutrición de los suelos determina su fertilidad y de ahí su potencialidad para el crecimiento de la vegetación.

Los nutrientes del suelo se clasifican en dos grandes grupos: macro y micronutrientes, bajo un criterio de cantidad que precisan las plantaciones de cada uno de ellos y en consecuencia, su presencia en las plantas, no obstante, los que adquieren suma relevancia son los macronutrientes ya que los micronutrientes son menos relevantes  para el buen desarrollo de los cultivos.

Los micronutrientes

Ellos son requeridos en pequeñas cantidades por el suelo. Su insuficiencia da origen a una carencia y su exceso ocasiona una toxicidad, por ello, también se consideran oligoelementos (presentes en poca cantidad pero imprescindible).

También debes leer  Cómo dar consejería matrimonial, cristiana y católica

Estos son, según la clasificación en la tabla periódica:

  • Metales de transición: Hierro (Fe), manganeso (Mn), cobre (Cu), Cinc (Zn), molibdeno (Mo).
  • No metal: Boro (B).
  • Halógeno: Cloro (Cl).

Estos elementos químicos permiten que los organismos vivos como las plantas y los animales puedan completar su ciclo vital, pero se requieren en pequeñas cantidades.

Las fuentes de estos micronutrientes son:

  1. Material original (rocas y minerales).
  2. Aguas residuales.
  3. Fósiles y materiales volcánicos.

Es necesario considerar que la disponibilidad de estos micronutrientes va a ser regulada por el pH, el cual modificará su comportamiento en el suelo, según la solubilidad, absorción e inmovilidad de los mismos.

Funciones generales e importancia de los micronutrientes

Los oligoelementos o micronutrientes a estudiar son:

El manganeso (Mn)

Proviene de óxidos, carbonatos, silicatos y sulfatos y su carencia ocasiona hojas amarillas entre los nervios que permanecen verdes, síntoma que también se presenta por la carencia del hierro (Fe).

El hierro (Fe)

Se encuentra en el suelo en cantidad suficiente formando distintos compuestos  como  óxidos e hidróxidos.  El color del suelo es gracias a los diferentes óxidos libres que se originan.

El déficit de hierro en el suelo puede ser ocasionado por el exceso del calcio, ocasiona que las hojas se tiñan de amarillo en el borde con los nervios verdes, después todas amarillas, se abarquillan y caen.

El cinc (Zn)

La deficiencia en Zn se da en diversos tipos de suelos como son los sueltos, los calcáreos, margosos y arenosos con poca materia orgánica.

La carencia o déficit de este mineral, ocasiona que en las hojas jóvenes de las plantas específicamente en los entrenudos se acorten en los brotes y las hojas añejas se bronceen y caigan fácilmente.

El cobre (Cu)

Su déficit ocasiona que las hojas jóvenes se vean manchas cloróticas (amarillas), esto se da por el exceso de calcio en el suelo.

El molibdeno (Mo)

La deficiencia se ve como una clorosis general, empezando por las hojas viejas y abarquillamiento (se afina el tallo y se enrolla).

El boro (Bo)

Su deficiencia ocasiona el crecimiento lento de la planta: raíz, hoja y tallo.  Asimismo, este mineral se encuentra en la fase sólida del suelo en tres formas:

  1. En los minerales silicatados.
  2. Adsorbido en minerales arcillosos en la materia orgánica.
  3. En los hidróxidos de aluminio y hierro.
También debes leer  Postura ética ante los estereotipos de género y la discriminación en medios de comunicación y redes sociales
Cloro (Cl)

Este halógeno proviene de:

  1. La descomposición de la roca madre, principalmente de las rocas ígneas.
  2. Degradación de restos orgánicos.
  3. Aportaciones realizadas por las lluvias.
  4. Aporte de las aguas de riego, presencia de fertilizantes y plaguicidas.

El nivel de cloruro en los suelos es suficiente para cubrir las necesidades de las plantas, por ello, no es necesario hablar de su déficit.

Los macronutrientes

Se requieren en grandes cantidades para la fertilidad de los suelos.  Estos son, según la clasificación en la tabla periódica:

  • No metálicos: Carbono (C), hidrógeno (H), oxígeno (O), nitrógeno (N), azufre (S), fósforo (P).
  • Metales alcalinos: Potasio (K).
  • Metales alcalinotérreos: Calcio (Ca) y Magnesio (Mg).

Las fuentes de estos macronutrientes son:

  1. Aire por fotosíntesis (oxígeno).
  2. Aire (oxígeno).
  3. Agua del suelo (hidrógeno).
  4. Fijación simbiótica del suelo (nitrógeno).
  5. Solución del suelo (calcio, potasio, magnesio, azufre y fósforo).

Función e importancia de los diferentes macronutrientes

A continuación, se procederá a explicar las diferentes funciones e importancia de los macronutrientes del suelo.

El Nitrógeno (N)

Favorece el desarrollo de la vegetación y le brinda el color verde característico de estas. Sin embargo, su exceso retarda la maduración y debilita a las plantas, por lo que las hace propensas a enfermedades. Cabe resalta  que la mayor reserva del nitrógeno en el suelo se encuentra en los microorganismos tales como:

  • Las bacterias.
  • Los hongos.
  • Los nematodos.
El fósforo (P)

Interviene en una infinidad de procesos bioquímicos a nivel celular. Es el componente esencial en las enzimas vegetales implicadas en la transferencia de energía de los procesos metabólicos, presente en los ácidos nucleicos, azúcares y ácido fático. Participa en la fotosíntesis y en la respiración.

Cuando es deficiente, la planta se debilita y baja su ritmo de crecimiento, no desarrolla sus raíces, se retrasa la floración y la maduración de los frutos.

Por cierto, el fósforo ayuda a que las plantas tengan resistencia al frío.

También debes leer  Proceso de nutrición en los diferentes seres vivos, plantas y animales
El Potasio (k)

Es un elemento de suma relevancia para todos los organismos vivos, permite la activación enzimática de las plantas y el desarrollo de la fotosíntesis así como el balance del agua.

Además, favorece crecimiento de la vegetación, la fructificación, la maduración de la planta, flora y fruto (mejora el sabor de las frutas).        El déficit de potasio en el suelo causa flacidez en las plantas y le da una apariencia añeja a las hojas.

Algunas fuentes de potasio en el suelo son:

  1. Meteorización de los minerales.
  2. Minerales arcillosos.
  3. Mineralización de residuos orgánicos.
Calcio (Ca)

La presencia de este mineral en el suelo permite que las plantas puedan absorber otros minerales. Forma parte de enzimas vegetales y fito-hormonas. Ayuda a neutralizar los ácidos orgánicos en la planta.

Algunas fuentes de calcio son: la calcita, la dolomita, el yeso y el superfosfato (simple o triple).

El azufre (S)

Este mineral ayuda al nitrógeno a mejorar sus funciones. Es necesario para la síntesis de proteínas, en las reacciones enzimáticas del metabolismo energético y de ácidos grasos. Y actúa sobre el contenido del azúcar en las frutas y en la formación de la clorofila.

Su déficit causa la alteración de procesos metabólicos y la síntesis de proteínas. Algunas fuentes de azufre son:

  • Material permeable del suelo.
  • Azufre cristalino.
  • Gas natural.
  • Roca madre (basalto).
  • En aguas de río.
  • Pirita (blenda).
El magnesio (Mg)

Participa en todas las reacciones químicas del metabolismo de las plantas, especialmente en los procesos de fosforilación y energía. Ayuda a la acumulación de la vitamina C en los frutos.

Su origen proviene de minerales como biotita, hornablenda, dolomita y clorita.

La deficiencia del magnesio en el suelo ocasiona el debilitamiento y envejecimiento de las plantas, lo que hace que se tornen amarillas las hojas y las pierda.

Consejo final…

El mundo funciona como un todo armonioso, realidad de la cual no escapan los suelos, por ello es necesario no contaminar los ecosistemas y utilizar fertilizantes orgánicos que le faciliten al suelo los nutrientes que necesita para preservar tanto la vida vegetal como animal.

Califica este Post