Consejos para parejas jóvenes con problemas

Esta sociedad en la que vivimos, en ocasiones puede ser muy represiva y abrumadora, sobre todo en lo que respecta a la sinceridad de nuestros sentimientos y la aceptación por parte de nuestro entorno.

Debido a esto no es ni un poco fácil querer formar una pareja a muy temprana edad, puede que tú estés muy decidido, pero para tu familia, amigos y personas en general siempre serás muy joven.

Aún habrá un tanto de cosas que esperen de ti antes de dar ese paso tan importante.

Formar una pareja siendo aún muy jóvenes

Formar una pareja siendo aún muy jóvenes

Así que si tu pareja y tu son aun jóvenes, de seguro habrán encontrado una pila enorme de peros que los demás les habrán lanzado como piedras a ver si su relación se derrumba y enfocan la vista en otro panorama.

Por eso si diste el paso y ahora estás en una relación siendo muy joven, hay varias cosas de las que te sientes inseguro y temes equivocarte por miedo a que los demás digan la frase lapidaria favorita de los que juzgan: “te lo dije”

Tanto da si te casaste, si te fuiste a vivir a un departamento con tu pareja sin casarte o si todavía no tienes claro lo que son pero seguro estas de que quieres seguir así, uno de los mayores miedos es terminar y darte cuenta de que los demás tenían razón.

Por eso puede que te preocupen las peleas, la falta de comunicación y otros cientos de detalles que como en toda relación,  en la tuya pueden aparecer y si no los sabes manejar, terminarán haciendo mucho peso en la estructura y derrumbando todo.

Consejos para parejas jóvenes con problemas

La base de toda relación siempre debe ser la comunicación y el respeto en ambas direcciones, por ahí comienza la reciprocidad.

Para empezar hay que hablar de cuáles podrían ser esos principales problemas que podrían estar enfrentando tu pareja y u para así poder buscarles solución de manera más fácil y asertiva.

También debes leer  ¿Cuál es el significado de pareja de hecho?

Además de eso es necesario que si te propones hablar con tu pareja tengas claro que debe hacerse después de haberse pasado la rabia, se dicen cosas muy hirientes cuando estamos enfadados y a veces lo que decimos ni si quiera es verdad.

Por otro lado hay que tener en cuenta que cualquier lugar no puede ser el adecuado para solucionar algún conflicto, es necesario estar en un espacio íntimo, lejos de la opinión de terceros y su interrupción.

La base de toda relación siempre debe ser la comunicación y el respeto en ambas direcciones, por ahí comienza la reciprocidad.

También debes saber que no hay ninguna pareja que se escape a algún mal entendido o que haya estado en una situación de crisis al menos una vez.

Por eso el principal problema es ese: falta de comunicación y se resuelve de la siguiente manera.

Se sincero, puede que te parezca innecesario, tonto, aburrido, o incluso vergonzoso, pero no tienes ni idea del efecto sanador que produce cuando podemos decir lo que pensamos en el momento en que lo pensamos y que alguien más pueda escucharos y entendernos.

Esto quiere decir, que si no te gusta ir de compras lo digas; si amas mucho a tu pareja, lo digas; si amas andar descalza y t pareja no, lo digas; si no soportas el olor de su gato, si su auto te parece incomodo, si su hermana te mira feo, o si estás feliz por algo, ¡dilo!

Sea lo que sea, dilo, sea bueno o sea malo, dilo. Eso permite que tu pareja te conozca y que no se haga falsas suposiciones que pueden o no ser verdaderas, que al final son muy dañinas porque no representan la verdadera personalidad de ninguno.

Tu pareja te lo agradecerá y podrás sentirte liberado, en pleno conocimiento de que tus sentimientos son escuchados y no permanecerán haciendo un caparazón en ti.

También debes leer  Qué hacer después de una infidelidad en el matrimonio. ¿Se puede perdonar?

Lo que nos lleva al siguiente punto, ¡no finjas!

No finjas que te gusta algo si no lo hace, no importa que a tu pareja le haga muy feliz, ambos deben respetar sus gustos y sus espacios, aunque sean totalmente diferentes.

Si no te gusta el sexo oral, no finjas que sí; si no te gusta celebrar la navidad, no finjas que sí; si te gusta leer en completo silencio y sin que te hablen no finjas que soporta que vea la televisión a tu lado. Basta de eso.

No debes fingir porque los demás piensan que ciertas actitudes no te incomodan, que no te afectan o incluso que te gustan, y seguirán haciéndolas sin saber lo que provocan en ti, luego puedes explotar en el peor momento y desatar alguna discusión innecesaria.

Detecta cuales son los problemas

Teniendo en claro todo lo anterior y cuando presientas que puede iniciarse un conflicto, determina las características del mismo y el principio del problema, regularmente lo que decimos que no molesta no es la principal razón, sino, una más sumada.

Por eso, se sincero contigo mismo y con tu pareja sobre lo que te parece que salió mal o que están haciendo de una manera equivocada. Luego propón soluciones verdaderas.

No juzgues

Deja que la otra persona se explique, no saltes a las conclusiones apresuradas y escucha para entender y no solo para replicar mordazmente, a veces nos hacemos un lio de cosas que no lo son.

Las personas realmente no van por la vida buscando como hacerte sentir miserable y frustrada, los atascos de tráfico existen, las señales se interrumpen, las cosas se olvidan aunque  no sea nuestra intensión.

Por eso no juzgues, trata de comprender y ver si realmente vale la pena enfadarse o no.

También debes leer  Consejos para parejas separadas - Adolescentes en crisis porque pelean mucho

Además de eso, no pienses que tu pareja va a actuar de la misma forma en que tú lo harías, todos tenemos pensamientos diferentes rondando en nuestra cabeza y millones de soluciones al mismo problema.

Ten empatía

O lo que es lo mismo, ponte en los zapatos de los demás. Tú realmente no sabes por qué tu pareja actuó así, porque sencillamente no eres él o ella. Por eso, como dije, no esperes que hagan lo que tú harías.

Piensa, y si a ti te trataran como tus tratas a tu pareja, ¿lo aceptarías? ¿Serias feliz? ¿Estaría bien? Revisa tu respuesta y tus actitudes también.

¿Estás diciendo las cosas de la forma correcta?

Es decir, cuando quieres discutir un punto revisa que tus razones tengan base lógica, no digas las cosas solo por decirla, con tus argumentos debes mostrar un punto importante no un berrinche.

Por eso excluye opiniones que no vayan al caso, como: porque si o porque yo lo digo. Con eso no lograras nada positivo. Solo harás que tu pareja no te tome en serio.

Piensen en una solución juntos

Bien dicen por ahí que cuando una pareja discute no eres tu contra la otra persona sino los dos contra el problema.

No te enfoques en luchar contra tu pareja, piensen ambos en cómo pueden luchar contra una circunstancia, contra una opinión, contra una situación, de esa forma será más fácil combinar sus actitudes positivas y no lastimarse el uno al otro.

Sigue estos consejos para resolver tus problemas de pareja, pero recuerda seguir también tus sentimientos, sensaciones y experiencias. A las cosas se le da solución cuando la tienen.

No te cohíbas y siempre expón tu punto de la manera más clara, honesta y sencilla. Si tu pareja te ama hará lo mismo. Además, por eso es que están juntos en primer lugar, porque se quieren y respetan.

Califica este Post