Consejos cristianos para matrimonios en crisis por infidelidad

Una de las situaciones más dolorosas que podría ocurrirle a cualquier matrimonio es el haber atravesado por una situación de infidelidad, siendo este un momento en el que el cuerpo, la mente y el espíritu se ven afectados seriamente.

Superar un caso de infidelidad matrimonial puede ser muy difícil y complejo, sin embargo, podemos encontrar diferentes consejos cristianos que pueden ser de mucha ayuda para disipar las inquietudes y sobrellevar el malestar vivido con la pareja.

Consejos cristianos para matrimonios en crisis por infidelidad con hijos o sin hijos

Consejos para superar una infidelidad matrimonial

Consejos cristianos para superar una infidelidad matrimonial

Claramente este tipo de situaciones puede ocurrir en cualquier matrimonio, incluso en uno cristiano, ya que la tentación se encuentra presente en todos lados.

La infidelidad matrimonial puede llegar a dañar seriamente la unidad que posee una familia, el cariño que existe en un hogar y el bienestar personal del afectado. Teniendo esto en cuenta ¿Qué puede hacer una persona cristiana para hacer frente a una situación como esta?

Mírese como ha de mirarlo Jehová

Cuando suceden este tipo de cosas en un matrimonio la primera reacción que tiene una persona es la incredulidad, ya que nadie esperaría que la persona en la que más ha confiado le haya podido hacer tanto daño.

Sin embargo, es probable que en algunas ocasiones la persona que haya sufrido la infidelidad se sienta culpable del hecho. Nunca debemos de olvidar que Jesucristo, siendo él una figura perfecta, también llegó a sufrir la traición por parte de un apóstol.

Apóstol (Judas Iscariote) que había sido elegido por Jesús luego de mucho tiempo de meditación y oración; es fácil llegar a pensar que el mesías podría haberse encontrado sumamente afectado a nivel emocional y mental luego de haber sido traicionado. A pesar de ello, Jehová jamás consideró como el culpable de esta situación a su hijo Jesús.

También debes leer  Cómo mejorar la relación de pareja en el matrimonio

Los cónyuges perfectos claramente no existen, ya que solamente Jesucristo posee tales dones. Es por ello que dentro de un matrimonio existirán siempre diferentes conflictos y errores.

Ante esto el matrimonio debe de evocar el pensamiento de Jehová, el cual dicta que las imperfecciones que poseen ambos deben de ser ignoradas, ya que ambos rendirán cuenta a Dios en el reino de los cielos.

En caso de que el cónyuge pase a comportarse de una manera abusiva, ya sea física o verbalmente, el agresor deberá enfrentarse a las consecuencias al momento de comparecerse ante Jehová.

El cónyuge que no ha cometido ningún mal, no debe de sentirse  culpable ante los actos de su pareja, ya que Jehová brinda su apoyo a aquellas personas que sufren de tales abusos.

El adulterio es un pecado que no solamente se le comete a la pareja, sino que también es cometido al mismo Jehová. Nunca una persona que se ha mantenido dentro de los principios de la biblia debe de sentirse culpable luego de haber sufrido infidelidad.

Una vez que usted la pareja se da cuenta como es percibido este error ante los ojos de Jehová, lo más probable es que desistan a continuar con tales actos.

Analice la totalidad de la situación y por qué ocurrió en primer lugar

Cuando nos enfrentamos a una situación de infidelidad, algo que siempre debemos evitar es actuar de manera apresurada o sacar a conclusiones demasiado rápido sin haber observado los aspectos que han originado la infidelidad.

Antes de llevar a cabo cualquier acción es importante que nos informemos sobre los motivos de la misma y de que aspecto proviene la infidelidad. De esta manera es posible encontrar una mejor solución a todo el problema.

Déjese llevar por la empatía

Muchas veces cometemos actos y decimos lo que pensamos sin habernos colocado en el lugar de nuestro cónyuge, por ello es importante que reflexionemos la situación y nos imaginemos como los perpetradores de desafortunado evento.

También debes leer  Consejos de psicología para parejas jóvenes en crisis

“¿Qué hubiera pasado de haber sido yo el infiel?” “¿Cómo me gustaría que me ayudara?”, estas dos preguntas pueden ayudarnos a observar la situación desde otra perspectiva, lo cual ayudará a canalizar de mejor manera las emociones propias, como el resentimiento.

Una vez que observemos el problema de otra forma, encontrar soluciones al mismo se volverá mucho más sencillo, ya que podremos observar a nuestro cónyuge como una víctima de la situación.

La venganza nunca es la solución al problema y tampoco lo es el sembrar culpa en la persona, por ello lo mejor es demostrar compasión y establecer una solución que involucre ambas partes del matrimonio.

Enfócate en salvar la relación

Algo que siempre debemos hacer luego de sufrir una infidelidad matrimonial es pensar en los aspectos positivos que tiene la relación, así como en los momentos agradables y hermosos que hemos vivido con la pareja.

Cuando nos casamos con una persona es “hasta que la muerte nos separe”, siendo este uno de los mandatos dados por Dios. Por ello debemos abogar siempre por la reconciliación y hacer lo posible para que la relación se mantenga estable.

Si somos nosotros quienes cometemos la infidelidad, nunca debemos de echarle la culpa a nuestra pareja, ya que en este caso los que nos encontramos cometiendo el pecado somos nosotros y bajo ningún motivo la víctima debe de pagar con las consecuencias.

Si vemos a la infidelidad como un enemigo que se encuentra interfiriendo con los valores y la estabilidad de la relación, saldremos victoriosos. Por ello es importante que actuemos buscando el bienestar de la pareja, nunca actuando de manera negativa y buscando la venganza, cosa que no se encuentra en las enseñanzas de Jehová.

También debes leer  Consejos para parejas separadas - Adolescentes en crisis porque pelean mucho

Fortalece la relación

Cuando somos los culpables de tales actos, debemos de hacer que nuestra pareja pueda volver a confiar en nosotros de nuevo, ya que está claro que la relación ha sido rota (pero no totalmente) y no existirá la misma actitud entre ambas partes.

La demostración de afecto y cariño siempre es importante, siendo esta la mejor medicina que podrá sanar las heridas ocasionadas por la infidelidad, lo único que podrá evitar que el sufrimiento siga propagándose.

Nunca es bueno que se mencione el incidente cuando ambos se encuentren en un momento de conflicto o discusión, se debe evitar de cualquier forma hacer un comentario fuera de lugar acerca del incidente.

Solamente de esta forma se podrá evitar la creación de un resentimiento contra la pareja, lo cual podría generar daños irreparables a la relación en caso de que sucediera.

El afecto es la clave

Como ya se mencionó antes, solamente el afecto es capaz de cerrar estas heridas, por ello es que debemos de demostrarle a nuestra pareja cuanto la queremos, y darle la debida atención y el amor que se merece, ya que esto es lo único que podrá hacerla sentir mejor y alejar el recuerdo de la infidelidad.

Conforme avancen las semanas podrá notarse como la relación ha mejorado, ya que el cariño habrá colocado la base para la reconstrucción de la confianza a la par que otorga una mayor felicidad para ambos.

Siempre que tenemos un problema debemos de pensar en el bien mayor, en el bien colectivo, ya que solamente las acciones que hayan sido producidas con amor y comprensión podrán permitirle a la pareja recobrar todo aquello que han perdido.

La infidelidad es algo que puede ocurrirle a cualquier persona, sin embargo la clave está en cómo se actúa a la hora de enfrentar la situación.

Califica este Post

Términos Relacionados:

  • consejos cristianos en la infidelidad
  • consejos para salvar un matrimonio por infidelidad