Cómo superar una crisis de pareja por infidelidad o después del primer hijo

No tenemos que aclarar que todas y cada una de las parejas que existen en el mundo han tenido, tienen y tendrán problemas de diversa índole durante el tiempo que duren. Sin embargo, hay que decir que algunas viven momentos de tanta complejidad que no siempre son fáciles de superar debido a las crisis que pueden generar entre los miembros de la pareja.

Dos de esos momentos críticos que muchas parejas viven son una infidelidad o el nacimiento de un hijo, los cuales pueden resultar en la disolución de la misma cuando las cosas no se manejan de la forma en la que debe ser. A continuación, hablaremos un poco de lo que se puede hacer para manejar los conflictos que de ambos acontecimientos derivan.

 

¿Cómo superar una crisis de pareja por infidelidad?

Una de las principales razones por las que una pareja estable puede destruirse es la infidelidad de alguno de sus miembros, cosa que hace mucho daño al vínculo que se supone que ambos han formado desde el momento en el que comenzaron a estar juntos.

Los lectores que puedan sentirse identificados con lo que acabamos de decir seguro recuerdan que su relación de pareja pudo haber resistido a un evento como este, pero ya las cosas no fueron iguales entre ambos.

En aquellos casos en los que el vínculo no se rompe de forma definitiva por este problema, existe la posibilidad de que persistan ciertas emociones negativas como la desconfianza y el rencor hacia quien ha cometido la falta. Sin embargo, contrario a lo que muchos piensan, las cosas pueden tener solución si ambos poner de su parte para que así sea.

También debes leer  Juegos online para jugar en pareja a distancia

En caso de que se quiera arreglar lo que se tenía con la pareja o simplemente se aspira a tener una relación mucho más sana en el futuro, hay ciertas cosas que se deberían hacer para que quien ha sido engañado no se quede con este mal sabor de boca por más tiempo del necesario y sea capaz de superar esta crisis junto a la persona que ama.

Se debe saber qué fue lo que generó la infidelidad

Si lo que se busca es que las dos partes se reconcilien y traten de aprender de la experiencia tan amarga que han vivido, lo mejor que pueden hacer los integrantes de la pareja es tener bien claro qué fue lo que ocasionó la infidelidad para trabajar la situación en consecuencia.

En este sentido es fundamental que quien ha sido infiel le revele a la otra persona cuál fue la insatisfacción que le llevó a refugiarse en brazos de otra persona. Si se estaba inconforme con algún aspecto de la relación, este debe serle revelado con lujo de detalles al engañado para que pueda saber qué medidas tomar a fin de evitar que esto vuelva a repetirse.

Cuando se tenga una idea un poco más precisa de lo que no estaba marchando bien, se va a poder tener un diagnóstico de lo que hay que resolver para que la traición no vuelva a producirse.

No hay que dejar que el dolor se apodere de nosotros

Todos sabemos el dolor que puede causar una traición de este calibre, por lo que no es bueno quedarse con todos esos sentimientos sin expresar externamente. Si este ha sido un evento demasiado doloroso para quien lo ha sufrido, esta persona debe tomarse un tiempo para llorar y gritar si así lo necesita.

También debes leer  ¿Cómo termina una relación de pareja amorosa con un hombre o mujer casada?

No hay un tiempo específico para que esto pase. Todo depende de la persona engañada y de los sentimientos que experimente luego de haber sufrido la traición de la persona que amaba.

Hay que hablar muy seriamente con la pareja y trabajar el perdón

Luego de que ambos han decidido que se quieren dar otra oportunidad, hay que hablar muy seriamente de lo que quiere cada uno y de las expectativas que tienen de ahora en adelante para que esta situación no se vuelva a repetir.

Después de haber conversado muy seriamente sobre lo que sienten los dos, hay que trabajar el perdón e intentar dejar atrás lo que ha ocurrido. En el caso contrario, la relación no solo no va a prosperar, sino que se va a convertir en un infierno para ambos integrantes.

Por otro lado, si las cosas resultan y la comunicación mejora, debe darse una modificación en los actos que condijeron a la infidelidad e intentar confiar de nuevo en quien se ama apara que todo fluya lo mejor posible.

¿Cómo superar una crisis de pareja después del primer hijo?

El nacimiento de un bebé es uno de los momentos de mayor trascendencia en cualquier pareja y uno de los que más conflictos puede causar si no se manejan las cosas como debe ser desde un principio.

En estos casos se producen cambios radicales en la rutina que la pareja venía llevando hasta el momento, por lo que se asumen roles nuevos que quitan un montón de tiempo de calidad en pareja.

Todos los conflictos que surgen tienen mucho que ver con el tiempo que cada padre le debe dedicar al nuevo integrante de la familia y al que van a poder pasar juntos luego de haber cuidado del recién nacido.

Aun cuando ambos integrantes de la pareja tienen buena comunicación entre sí, no deja de ser difícil el hecho de que tienen que adaptarse a unos roles que en nada tienen que ver con la dinámica que llevaban antes.

También debes leer  Cómo solucionar problemas de pareja en el embarazo por desconfianza y falta de comunicación

Si se quiere evitar la posterior disolución de la pareja, hay algunas cosas que se pueden hacer y las vamos a mencionar a continuación.

Saber qué causan las peleas

Una buena forma de evitar peleas innecesarias que en nada van a ayudar al desarrollo de la pareja es tener bien identificados los focos de discusión, de modo que se puedan prevenir los conflictos antes de que estos ocurran.

Si se conocen bien las situaciones o temas que puedan afectar la animosidad de ambos, solo deben hacer lo posible para evitarlos y prevenir esos encontronazos.

La buena comunicación es fundamental en todos los casos

Una de las cosas más importantes es una relación es una comunicación asertiva, la cual será la clave para solidificar la relación y fortalecer el vínculo que existe entre ambos.

Si los dos integrantes de la pareja tienen la capacidad de expresar claramente todo lo que sentimos y pensamos, va a ser mucho más sencillo para ambos encontrar soluciones a los problemas que se les presentan durante el día a día.

Una terapia de pareja nunca es una mala idea

Cuando ya se ha llegado al punto en el que ambos no se sienten capaces de solucionar sus problemas de pareja por sí mismos, no hay nada mejor que una terapia especializada que les brinde lo necesario para lidiar con los cambios tan radicales que han tenido que enfrentar en tan poco tiempo.

Un terapeuta siempre es un gran a poyo para que los dos pueden comunicar cuáles son las expectativas que tienen, qué les preocupa y qué les hace falta para que la situación sea un poco más llevadera para ambos.

Luego de que hayan logrado establecer ciertos acuerdos, el proceso de evolución de la relación será mucho más sencillo de lo que lo era previamente.

Califica este Post