Cómo perdonar y superar una infidelidad en el matrimonio según la biblia

Uno de los temas màs difíciles de tratar hoy en día es la infidelidad, aunque es un tema que todos hemos tocado alguna vez, aún existe un tabú latente en torno a él. Sobre si se debe terminar o no la relación, seguir adelante en solitario o arreglar la problemática que se desarrolló entorno a la situación de la infidelidad.

Claro está que, es un tema delicado ciertamente y muchos envueltos en ella les es difícil superar esta clase de acción dentro del matrimonio. Y si,  hay que tener en cuenta que, no es un tema fácil de tratar pero afrontamos con ello cada día de nuestra vida en pareja.

Porque llega a ser una posibilidad constante en el matrimonio, que puede destruir o renovar completamente el amor y la relación en general. Es por esto que, a pesar de que sea un tema del que nadie quiera hablar lo mejor es tener al alcance toda la información posible con respecto al tema de la infidelidad.

Cosas que debes saber de la infidelidad en el matrimonio

En la mayoría de las veces, no entendemos muy bien cómo funciona el mundo exactamente hasta que lo vivimos y siempre hay aspectos de nuestra vida que nos presentan incógnitas que no sabemos descifrar, como las infidelidades.

Aunque no queramos creerlo ello funciona como un mecanismo de la vida en muchos matrimonio, por lo que, nombraremos algunas cosas que se presentan dentro de ellos con respecto a las infidelidades y que, puede ayudar a muchos para afrontar mucho mejor el tema.

Ayer, hoy y siempre

Por lo que sabemos, la infidelidad ha existido la infidelidad y es algo que nos recuerdan en la biblia. Por ejemplo, es mencionada en los 10 mandamientos en el sexto no cometerás actos impuros y en el noveno como no consentirás pensamientos impuros.

También debes leer  ¿Cómo saber si un hombre esta celoso sin ser novios?

Además, Dios busco siempre las maneras de recordarnos sobre la existencia del pecado y de cada una de las caídas que podemos tener con él, ya que, es un aspecto de la relación que se cumple tanto de acción como pensamiento.

Es importante que recordemos eso en el matrimonio, porque no es casualidad que sea tan mencionado a pesar de los siglos que han transcurrido.

  1. Amarás a Dios sobre todas las cosas.
  2. No tomarás el nombre de Dios en vano.
  3. Santificarás las fiestas.
  4. Honrarás a tu padre y a tu madre.
  5. No matarás.
  6. No cometerás actos impuros.
  7. No robarás.
  8. No darás falsos testimonios ni mentirás.
  9. No consentirás pensamientos ni deseos impuros.
  10. No codiciarás los bienes ajenos.

Todos pueden ser infieles

Siempre se ha estigmatizado al hombre como el mayor infiel, pero la verdad es que tanto hombres como mujeres pueden ser infieles por igual. Simplemente que cada uno encuentra diversas formas de cometer dicha infidelidad, y es ahí, donde se logra ver las diferencias entre uno y otros.

En el caso de las mujeres, se dice que buscan la infidelidad en el punto de una conexión íntima con otra persona, mientras que, los hombres por la incapacidad de sostener la conexión buscan varias personas.

Además, siempre hemos observado que los hombres siempre alardean de las conquistas que han tenido dentro de las relaciones y el matrimonio, mientras que, las mujeres suelen callar los deseos que tienen con respecto a otros hombres.

Como individuos debemos aprender a conocernos, saber las diferencias que tenemos como individuos para entender las diferencias que mantenemos con nuestra pareja y así, saber las posibles tentaciones en las que podemos caer.

La infidelidad es el remedio a la monotonía

A veces muchas personas sienten dudas con respecto a su relación y las acciones que se desean cometer o ya se han cometido. En muchas ocasiones tenemos la infidelidad latente en cada uno de nosotros por asuntos no resueltos entre la pareja, lo que puede ocasionar dolor y el desentendimiento del sentido de la vida

Por lo que la ventana abierta de las emociones deja entrar las infidelidades, para sentirse con nueva vida, sin saber que eso deja morir el matrimonio.

También debes leer  Cómo superar una crisis de pareja por infidelidad o después del primer hijo

El dolor de muerte lenta

Las relaciones han cambiado mucho con el paso de los años y también, la tecnología ha permitido que cambien en muchos niveles. Con la ayuda de la tecnología podemos ser espectadores de detalles que de otra forma no hubiéramos conocido del otro y esto puede generar traumas e incluso, crisis de identidad.

Lo que en pocas palabras crea conductas tóxicas en ambos, y permite que las infidelidades sean mucho màs factibles y dolorosas para aquel que se siente engañado por la persona que le ha prometido amor solemne.

Vergüenza de perdonar

Aunque nadie quiera creerlo, la vida se basa en el ensayo y el error porque la felicidad de pareja se construye y no es algo que puedas conseguir solo con sonreir para una fotografía. Es decir, para muchos es imperdonable el hecho de perdonar una infidelidad hoy en día, el círculo social en el que nos relacionamos como si fuera un pecado capital.

Pero debemos saber que el perdón existe y es una gracia que Dios otorgó en el sacramento del matrimonio. Si es posible perdonar, aclarar los conflictos y encontrar nuevamente la felicidad, porque el matrimonio se basa en el compromiso y la construcción de la pareja.

Es posible sobrevivir a las infidelidades, no hay que estigmatizar a las personas por un error, uno que se puede solventar con diálogo y paciencia, no se trata de sacar a relucir todos los errores de la otra persona.

Es màs bien, la oportunidad para ambos de reflexionar sobre lo que era su relación de pareja antes y durante la infidelidad, ahora solo queda dialogar sobre la realidad de lo que debería ser su relación después de lo ocurrido. Es el momento de dialogar sobre todo lo que nunca se atrevieron a decir, y permitir que el matrimonio renazca.

La vida en matrimonio es un reto constante en el que se debe luchar para mejorar como individuo y como pareja, donde debe haber comunicación plena sobre todos los puntos de la relación que pueden afectarnos y resolver las diferencias que se tengan dia a dia.

También debes leer  El amor y las relaciones de pareja funcionan a la distancia

Consejos del matrimonio en base a la biblia

Sin  importar si eres un creyente de la religión o no, a decir verdad, tenemos que ser conocedores de historia en materia religiosa, porque la biblia nos dejó muchas enseñanzas que podemos aplicar bien sea que creamos en un Dios o no.

Corintios 7:3

La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer.

Jeremías 3: 13

Reconoce, pues, tu maldad, porque contra Jehová tu Dios has prevaricado, y fornicaste con los extraños debajo de todo árbol frondoso, y no oíste mi voz, dice Jehová

Corintios 7:5

No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia.

Juan 1:9

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

Santiago 1: 5-12-13-14-21

Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo, a las doce tribus que están en la dispersión: Salud.

Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.

Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.

Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie.

Sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido.

Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas.

Estos son solo algunos de los pasajes que podemos leer para reencontrarnos con nosotros mismos, que nos ayudan a reflexionar acerca de nuestros pecados, y los pecados de nuestra pareja con el fin de solventar las adversidades.

Califica este Post