¿Cómo debe ser la comunicacion entre padres e hijos adolescentes?

La adolescencia es una etapa muy complicada en la vida de un ser humano, pero no solo es complicada para la persona que la está viviendo, sino también para sus padres que muchas veces no saben cómo lidiar con esta situación sin volverse locos.

Es normal que existan tantos problemas entre un adolescente y sus padres, ya que no existe una receta mágica para que estos logren una buena relación con su hijo. Sin embargo, puede que sea una comunicación mucho más efectiva y certera lo que les esté haciendo falta para llegar a los acuerdos que hagan falta y conseguir que finalmente todos se lleven bien. A continuación, hablaremos un poco sobre este muy importante tema de nuestra sociedad y cómo abordarlo.

 

¿Qué debe hacer un padre para comunicarse con su hijo?

Uno de los más importantes aspectos en toda interacción de un padre con un hijo es y será siempre la comunicación, por lo que esta no debe fallar jamás en una relación de este tipo si se quiere que las cosas marchen como debe ser.

El principal origen de los conflictos de los jóvenes con sus progenitores es que los segundos siempre tienen una preocupación enorme el hablar con los muchachos porque no saben cómo dirigirse a ellos ni entienden el porqué de su silencio ante los cuestionamientos que ellos les hacen.

En vista de que a los chicos les cuesta tanto comunicarse con sus padres y muchas veces ellos tampoco ayudan a que sus hijos se sientan en confianza para hacerlo, es hora de cambiar de táctica radicalmente antes de que las cosas empeoren y sea mucho más difícil arreglarlas.

También debes leer  Dinámicas para padres de familia para reflexionar sobre valores y disciplina

 

Siempre hay que optar por la paciencia

 

La comunicación debería ser uno de los más importantes pilares en la vida, no solo en lo que a relaciones con hijos o padres respecta, sino también en cada relación humana que tengamos a lo largo de nuestra existencia. Es a través de ella que somos capaces de hacer saber a los demás nuestra s emociones, opiniones y sentimientos, lo que hace que sea mucho más sencillo resolver conflictos de toda índole.

Es posible que esto no sea tan fácil cuando un adolescente en vez de contestar a lo que sus padres le preguntan, solo opte por callar o provocarlos de alguna manera. Es por eso que es de vital importancia que los padres sepan algunas cosas que les pueden ayudar a evitar que su molestia los domine y terminen por pelear con el joven en lugar de intentar razonar con él de alguna manera.

Lo primero es que sepan que una comunicación efectiva con un chico entre estas edades se va a llevar cierto tiempo, así que de nada sirve precipitar las cosas porque no va a funcionar. Muchas conversaciones han fracasado por la presión que algunos padres ponen en sus hijos sin darse cuenta del error tan grave que están cometiendo, por lo que lo mejor es que opten por la paciencia y aprovechen las oportunidades que se les van a presentar con total seguridad.

 

La comunicación no puede ser unilateral

 

Una de las características más importantes que tiene la comunicación efectiva es que esta siempre debe ser multilateral, es decir, no puede ser una sola de las partes la que se sienta escuchada y comprendida en sus demandas. Todos los involucrados deben sentir que sus palabras están siendo valoradas en su justa medida para que se pueda decir que hay un adecuado intercambio de ideas que terminará en algo productivo para todos.

También debes leer  Dinámicas para mejorar la comunicación entre padres e hijos adolescentes

Así como un padre quiere que su hijo escuche atentamente lo que este le está diciendo, el hijo también va a querer que su progenitor haga un esfuerzo por entender lo que él dice y comprender por qué se comporta de cierta forma. Para lograr esto, la mejor alternativa es siempre tener la palabra por turnos y que cada quien se vaya expresando como quiera sin que el otro lo interrumpa en ningún momento.

Si se quiere saber qué es lo que piensa el chico, lo mejor es dejarlo hablar y que diga lo que siente y piensa como lo considere pertinente y sin ser sometido a ninguna presión.

 

El padre debe saber que hay cosas que no le van a gustar

Cuando se tiene un dialogo totalmente franco, siempre va a existir el riesgo que alguno de los interlocutores diga algo que no sea del agrado de quien lo escuche, por lo que hay que estar bien preparados para cuando llegue ese momento.

Así como habrá cosas que al padre le guste oír, habrá otras que no le van a agradar nada, así que lo mejor es siempre mostrarse abierto y comprensivo emocionalmente para que el hijo se sienta confianza decir lo que quiera.

Si se logra entablar un diálogo sincero en el que el joven exprese lo que desea sin miedo a ser reprendido o juzgado por las cosas que dice, es muy probable que este comience a asumir las responsabilidades de sus actos y malas decisiones. Es de allí de donde radica la importancia de que los padres escuchen con atención lo que les guste y lo que no.

 

Errores más comunes en la comunicación con sus hijos

 

Así como hemos hablado de lo que debe hacer un padre para lograr una buena comunicación con su hijo, creemos que es pertinente mencionar algunos de los errores más comunes que se suelen cometer cuando se trata de razonar con un adolescente.

También debes leer  Consejos, técnicas psicológicas y actividades para mejorar la comunicación familiar

No hay que dejar por fuera las cosas que se deben evitar a la hora de hablar con un hijo, para así no llevar la conversación a terrenos en los que ninguno de los involucrados se va a sentir cómodos

 

No está bien que se generalice durante el intercambio

 

Si hay algo que un padre que está dialogando con un hijo adolescente cebe evitar a toda costa es la generalización de alguno de los comportamientos que el joven suele tener en día a día. Frases como tú nunca me ayudas con los quehaceres del hogar o tú jamás ordenas tu cuarto cuando te lo ordeno deben dejarse de lado si lo que se busca es que la conversación sea productiva para la relación de ambos.

Luego de una afirmación como esa, es probable que el chico responda que es falso y que sí lo hace siempre o de vez en cuando, lo que puede dar lugar a una discusión sin sentido en la que no se van a lograr poner de acuerdo y solo pueden terminar faltándose al respeto mutuamente. Lo lamentable de estas discusiones es que se pudieron haber evitado y haber sido reemplazadas por una valiosa conversación en la que se intercambiarían puntos de vista sanos sobre la relación padre-hijo.

 

Evitar críticas negativas o calificativos ofensivos a toda costa

 

Otra de las peores cosas que se pueden hacer cuando se trata de dialogar con un adolescente es criticarlo de una forma muy negativa o lanzarle calificativos que lo puedan hacer sentir ofendido, lo cual puede conllevar a que se moleste y no quiera seguir con el intercambio de ideas con su progenitor.

Siempre hay que señalarles las fallas a los chicos, pero con frases como eres un malagradecido o no sirves para nada no es posible avanzar en la comunicación bajo ningún concepto.

Califica este Post