Características e importancia de la comunicación familiar y actividades para fortalecerla

Recordaba Satir (1981) en su libro “En contacto íntimo: como relacionarse con uno mismo y sus semejantes”, un viejo refrán que expresa: “…la comunicación es para la relación lo que la respiración es mantenerse en vida…”, es decir, la comunicación es el medio que nos permite trascender tanto en la dimensión personal como social, siendo la misma un factor esencial para el desarrollo de cualquier “familia”.

Un acercamiento a la comunicación familiar

No es un secreto que la comunicación es el medio eximio para darnos a conocer y conocernos, por ello, su importancia de fortalecerla desde el hogar partiendo de la llamada “comunicación familiar” y así tener ciudadanos con principios, valores y virtudes que le permitan a lo largo de su vida desarrollarse como seres humanos y comprender al prójimo para el logro de una mejor sociedad, un panorama que se muestra ambicioso pero a través de la dedicación, la palabra y el trabajo se puede lograr, en este sentido, ¿no serán estos aspectos un sinónimo de familia?

Si somos comprendidos desde el hogar podemos comprender a los demás, aquí la importancia de la comunicación familiar, un individuo que sabe desenvolverse en sociedad, que maneja el don de la palabra con propiedad y que es capaz de escuchar para posteriormente ser escuchado, es un hombre o una mujer que fue educada en un clima de respeto, confianza, compromiso y amor, cualidades propias de un hogar donde el diálogo, la atención y la participación son protagonistas del día a día.

Sin embargo, al ser la familia un cúmulo de personas con diferencias, dilemas, angustias, alegrías compartidas e individuales surge la siguiente interrogante ¿cómo lograr una buena comunicación ante la diversidad de los miembros que constituyen a una familia?

Por consiguiente, no todos los días han de ser perfectos y cálidos, también hay días amargos y hostiles. Por ende, como miembros de una familia debemos asumir qué rol ocupar en determinada circunstancia, cuándo felicitar al otro, en qué momento aconsejarlo, cuándo tenemos que callar, cuándo tenemos que estar presentes o cuándo  estar ausentes, entre otras interrogantes que giran en torno a la convivencia  y en consecuencia en torno a la familia, las cuales, nos indican cómo comunicarnos con los seres que más queremos (madre, padre, esposa(a), hijos, hermanos, etc.).

Asimismo, para muchos el convivir con alguien es lo más difícil, no obstante,  algo mucho más difícil es tener una familia integrada donde el respeto, el amor y la confianza sean los ingredientes imperativos de cualquier hogar, siendo este el reto de aquellos que deciden emprender una familia. Donde el diálogo, el compartir, el escuchar y el ser escuchado, las miradas, los gestos, un abrazo, una caricia o un simple “descansa”,  son las acciones que valen para poder decir: “en mi familia nos comunicamos, se respetan las diferencias y se comparten las semejanzas”.

También debes leer  Consejos de psicologia para parejas jovenes en crisis

¿Qué es la comunicación familiar?

En la escuela nos enseñan que la comunicación es la acción que nos permite codificar y descodificar un mensaje, el mismo, puede  ser un pensamiento, un sentimiento o una vivencia, sin embargo, la definición es escueta al llevarla a la realidad. Mencionada denotación acarrea más que eso, la comunicación es la acción protagónica de cualquier relación, es lo que hace que el ser humano pueda coexistir en una sociedad, ser escuchado y poder escuchar.

A su vez, dicha definición es escueta cuando la ajustamos a la noción de “comunicación familiar”, la cual es definida por  Thames y Thomason como “más que el simple intercambio de palabras entre los miembros de la familia”, donde el adverbio de cantidad “más” connota en gestos, palabras, sentimientos, emociones, besos, abrazos, caricias y todo aquello que exhibe la sensibilidad del ser humano y su poder de “amar”, “generar empatía con algo o alguien” y “sentir”.

Al ser la familia el “núcleo de una sociedad” la misma requiere de su integración, donde todos sus miembros estén atentos entre sí a sus necesidades e intereses, tanto padres como hijos, por ende, aquellos que deciden emprender la tarea de formar una familia deben saber que la clave para el logro de los objetivos y sus metas es la “comunicación” que pasa a ser sinónimo en el contexto familiar de compromiso, igualdad, respeto, amor y confianza que sumados dan como resultado a la “autorrealización” de cada uno de los elementos constitutivos de la familia.

En consecuencia, la comunicación familiar es asertiva, se basa en un clima de valores tales como el amor y el respeto.

Características de la comunicación familiar

Algunas de las características a considerar son:

1. Se fundamenta en una estructura de valores tales como el respeto, el amor, la confianza, el compromiso

Respetar el punto de vista de cada uno de los integrantes de la familia, así como sus intereses y necesidades. De igual modo, respetar las jerarquías, a pesar de que en una familia es necesario que prevalezca la igualdad de condiciones. Así como no quebrantar la figura del padre y de la madre, entre otros adultos significativos, así como los roles de cada uno,

—Al momento de tomar una decisión, de compartir una idea, un sentimiento o una vivencia lo debemos  hacer desde el “amor”, con la finalidad de alegrar al otro, de consolarlo, aconsejarlo o de ayudarlo.

—En una familia debe existir la confianza entre el padre y la madre, padres e hijos y entre hermanos para poder resolver conflictos, planear un proyecto de vida y generar un clima de seguridad ante la vida. Sin embargo, esto no implica que los padres pierdan dicha figura y se conviertan en solo “amigos” de sus hijos.

—Cuando se promete algo, se establece una regla dentro del hogar o simplemente se afianzan los lazos familiares, cada miembro de la familia tiene que comprometerse a cumplirlo.

2. Cada miembro de la familia debe ponerse en el lugar del otro

A pesar de las divergencias que se pueden suscitar en una familia, es necesario, que “el otro se ponga en nuestro lugar” para sentirnos que somos comprendidos y que no estamos solos en la vida. A pesar del apoyo que tengamos en nuestro hogar, siempre hay momentos donde la soledad nos aborda y nos hace colapsar.

También debes leer  Como es una persona posesiva celosa y desconfiada

Y así como el otro se pone en nuestro lugar, nosotros también lo tenemos que hacer.

3. La comunicación debe encaminarse a la autorrealización de cada uno de los miembros de la familia.

Cada miembro de una familia presenta un proyecto de vida el cual tiene que ser compartido entre sus integrantes, con la finalidad de que se le brinde el apoyo necesario para alcanzar sus metas.

De igual modo, como miembros de una familia debemos apoyar a nuestros pares (familiares) con el fin de que ellos también logren sus objetivos —sin esperar nada a cambio.

4. La comunicación familiar es asertiva.

Al ser la comunicación familiar, asertiva; se caracteriza por:

  1. El apoyo de cada una de las partes.
  2. El realizar constantemente afirmaciones de éxito y superación personal y colectiva.
  3. Tener una participación activa en el diálogo.
  4. El saber hablar y el saber escuchar.

5. Debe generarse en un ambiente de seguridad.

Si hay amor y confianza en un hogar, no debe haber reproches o críticas, ya que esto fracciona la seguridad en la comunicación familiar. Por ello, los padres, esposos e hijos tienen que partir del principio “escucho y te comprendo,  si es necesario te aconsejo”.

Estilos de familia según el patrón comunicativo

Todas las familias presentan una variedad de patrones comunicacionales según como se relacionan sus partes constitutivas (padres, esposos e hijos).

Se presentan cuatro estilos de familia, los cuales se pueden presentar de manera aislada o fusionadas.

1. Las familias consensuales

  1. Impera la conversación y la conformidad —las decisiones se someten a aprobación del grupo.
  2. Las funciones del emisor y del receptor se intercambian sistemáticamente, sin violentar la jerarquía familiar.
  3. Las decisiones en la mayoría de los casos la toman los padres, pero estos argumentan el porqué.

2. Las familias pluralistas

  1. a. Son familias democráticas y participativas, donde la conversación es la acción que consideran para tomar sus decisiones.
  2. Cada miembro de la familia puede expresarse sin temor a estar expuesto a la crítica o a un juicio de valor.

3. Las familias protectoras

  1. Es una familia absorbente que tiene como resultado la inseguridad de los miembros más jóvenes (niños y adolescentes).
  2. La comunicación es reducida ya que son pocas las ocasiones en donde se considera el punto de vista de los hijos y, en ciertos casos es patriarcal (las decisiones las establece el hombre).
  3. La obediencia es el foco de la relación familiar, no hay derecho a cuestionar las decisiones.

4. Familia “laissez-faire”

  1. Las conversaciones del grupo familiar son bajas y de poca frecuencia, ya que cada miembro de la familia está por sus propios intereses.
  2. Hay una libertad que desarrolla sentimientos de “abandono” y “soledad”.
  3. Las conductas de los niños y de los jóvenes no son reforzadas ni corregidas, por la ausencia de los padres.

En consecuencia, cada familia tiene un patrón de comunicación, en algunos casos se intercambian o se fusionan, pero lo adecuado es que todos sean escuchados y que su opinión sea respetada y tomada en cuenta.

¿Qué no se debe hacer en una familia?

Algunas de las estrategias que se suelen implementar en el hogar lo que hacen es lesionar la comunicación familiar, por ende, se recomienda:

  1. No mandar ni dirigir, esta actitud es pedantesca y genera inseguridad en lo que se dice y se hace. Si tienes la certeza que tus hijos te respetan o tus padres te comprenden, no tienes que exhortarlos a escucharte o ayudarte en algo, ellos lo harán naturalmente.
  2. No insultar, ya que sobrepasas la línea del respeto y una vez vulnerada es difícil recuperarla.
  3. No se deben dar sermones, cada individuo es particular y a pesar que se ajusta a normas sociales preestablecidas él tiene derecho a mostrarse como es. No es lo mismo un consejo que un sermón, el primero motiva mientras que el segundo aburre.
  4. No dar lecciones desde la experiencia personal, son pocos los que aprenden de la experiencia ajena, además, nuestras experiencias no son superiores a la de los demás, cada vivencia tiene su respectivo valor.
  5. No aprobar sin comprender un argumento, antes de decir que “¡Sí!” es necesario analizar lo que se dijo y por qué se dijo.
  6. No desaprobar constantemente, el hecho de decir que “¡No! en cada momento lo que hace es mitigar y violentar la personalidad, el respeto, la seguridad y autoestima del otro.
  7. No ser sarcástico, frases como “te lo dije” no promueven la comunicación en la familia, ni mucho menos generan un clima de confianza, solo obstaculizan el proceso comunicativo.
También debes leer  Consejos para parejas jóvenes con problemas

¿Cómo fortalecer la comunicación familiar?

Algunas de las actividades recomendadas para fortalecer la comunicación familiar son:

  1. Realizar actividades que sean de interés para todos los miembros de la familia (padres, esposos, hijos), como por ejemplo, jugar, ver televisión, ir al cine, viajar, salir al parque o hacer ejercicio.
  2. Crear un clima que facilite la comunicación, para ello es necesario saber cuándo se va a hablar.
  3. Establecer normas de convivencia en el hogar donde todos estén de acuerdo, para que después no sean violentadas.
  4. Escuchar activamente a los demás, sin criticar ni juzgar.
  5. Compartir a la hora de la comida, durante el desayuno, el almuerzo y la cena.
  6. Los padres y los hijos deben pedir la opinión de todos los miembros de la familia cuando se ha de tomar una decisión que los integre a todos.
  7. El carisma y la empatía es esencial para que se desarrolle una buena comunicación familiar, por ello, un chiste, una adivinanza, una anécdota son recursos que se deben de tomar en cuenta todos los días.
  8. No gritar en cualquier circunstancia, así se tenga la razón. Hablar es el canal idóneo para solucionar conflictos y redimir asperezas.
  9. Compartir las labores del hogar y realizarlas en conjunto, esto promueve el trabajo y la integración del equipo familiar.
  10. Cocinar en familia platos que sean del gusto de todos.
  11. Reunirse en la noche para hablar, para compartir las experiencias diarias de cada uno de los integrantes de la familia.

Por último…

La comunicación familiar es el paso para una sociedad donde la diversidad sea respetada y la palabra valorada, donde el diálogo sea el proceso central de la sociedad basada en los valores del respeto, la igualdad y el amor. Es en la familia en donde “aprendemos a escuchar y a ser escuchados”.

 

 

 

 

Características e importancia de la comunicación familiar y actividades para fortalecerla
5 (100%) 2 vote[s]